domingo, 13 de diciembre de 2009

Ilusión


Sacar la caja del armario empotrado.
Abrirla con los ojos iluminados por la expectación.
Ir a la montaña a por musgo.
Montar una gran tabla en el comedor y forrarla con papeles de estrellas y palmeritas.
Ir sacando las figuritas una a una y empezar a jugar con ellas mientras mi madre
intentaba poner orden para dar un sentido a las escenas belenísticas.
Sacar las lucecitas de colores y el espumillón.
Empezar a adornar el pino que habíamos cortado en la montaña.
Abrir la primera caja de polvorones de la Navidad y buscar rápidamente el alfajor.
Y el momento mágico: colgar los Muñecolates del árbol. Tres. Tres Reyes Magos
de chocolate. Uno para cada uno de mis hermanos y para mí, y que estaban
colgados del árbol durante toda la Navidad hasta que el Día de Reyes, mi Madre nos dejaba comérnoslos. Me encantaba mirarlos en el árbol e imaginar el momento en que pudiera
descolgarlos y sacar el papel brillante y aromático y morderlo hasta que crujía y se deshacía
en mi boca... Hummmmmmmm!!!
La Navidad que queda en mí es esa, la Navidad de mis ojos infantiles, de mi ilusión y mi capacidad de sorpresa y del calor de mi casa y de las lucecitas de colores que me llevaban a rematarla sumida en el maravilloso aroma y sabor del chocolate.
¿Se puede pedir más?

¡Feliz Navidad a todos, amigos!

11 comentarios:

Ocarina dijo...

¡¡¡FELIZ NAVIDAD TESORO!!!
Qué recuerdos me ha traido leer tu bella entrada... Pero más que mi niñez, recuerdo con mucha calidez las Navidades que vivíamos en casa cuando mi hija era pequeña. Ni te cuento lo que me costaba que no desaparecieran del árbol los muñecos de chocolate jajaja como mucho llegaba uno y porque lo escondía entre sus ramas.

Gracias corazón, por estos bellos recuerdos que me trajiste y por las palabras tan cariñosas que me has dejado en mi blog, palabras que solo una persona como tú me podría dejar.
Un abrazo bien grandote de tu amiga,
Leonor

luciernagadeluz dijo...

Que belleza, recorde contigo mi infancia querida amiga pues lo que cuentas es muy parecido a lo que yo vivi, esos muñecolates que solo se vendian en estas fechas jajaja yo los esperaba como agua de mayo creo que no llegaban a Noche Buena que rebotes cojia mi madre jaja se quedaba el arbol casi vacio.Feliz Navidad querida amiga que sigas disfrutando estas fchas con tan bellos recuerdos. Un beso grande

luciernagadeluz dijo...

Hola de nuevo Antonia necesito tu correo me lo mandarias? si aceptas no lo hagas por comentarios mandame un correo al mio. Gracias un beso

Lucía dijo...

Que no nos falte nunca esa ilusión.
Unos recuerdos que acompañan cada año.

¡¡ Feliz Navidad!!
Besos.

Eugenia dijo...

¡Hola Tata!
Para seguir la tradición, un año más, yo tambien les he comprado los muñecolates a mis niños, y por supuesto otro a tí tambien, ya sabemos que hablando de chocolate no respondes de tí misma, así que tranquila que tienes uno asegurado y no tendras que pelearte ni sobornar a ninguno de tus sobrinos para ZAMPARTE uno, sólo uno eh?

BESOS

Eugenia

Mar dijo...

Has hecho que vuelvan a mí recuerdos que nunca olvidaré. Lo que has vivido, lo he vivido, Antònia. Esa es la verdadera Navidad. La que siempre quedará en nuestros corazones. ¿Preguntas si se puede pedir más?... Sí, claro que sí: Que pudiésemos rebobinar y volver a vivir, con esos seres queridos, los mismos momentos mágicos.

Mil besos, un fuerte abrazo y, ¡Feliz Navidad, amiga!

Muchísimas gracias por estar siempre ahí, Antònia. Muchísimas gracias.

Lady Pirata dijo...

Bonitos e intensos recuerdos, Antònia, me gusta especialmente lo de la capacidad de sorpresa.

Mi tia Rafaela vendía juguetes, los elegía dos semanas antes de Reyes, y todos los días iba a mirarlos: ¡Jo! ¡qué ilusión!! me has dado una idea.

¡Feliz Navidad!

Conversaciones de todo dijo...

Antonia como estas? Soy de Venezuela, a mi mencanta la navidad.
Me gusta mucho los perros, yo tengo perros, Antonia quiero de sirte, una cosa por bien.
no permitas que perro sesube del muebles, yo se que no esta haciendo maldades.
yo tengo dos perras, senmunta en los muebles, sucia las covijas del muebles.
Y tengo una tia, también tiene una perra, y larrasa Salchichas y se llama Matea.
rronpio los muebles, y tanto le costo, eso todo.

Marina-Emer dijo...

mi queridisima amiga...te deseo la mayor felicidad estos dias de fiestas tan memorables como tú ya comprendes bien ...ese tu perrito esa sobrinita tan preciosa todo el resto de familia te hagan muy feliz...mucho yo te dejo mi fiel amistad y un abrazo enorme ...te estimo molt Antonia .
Marina

Miguel Schweiz dijo...

Feliz Navidad Antonia, qué hermoso lo que has hecho... Un regalo de primera.

Pasa las fiestas más hermosas de tu vida, me refiero a las que pasaron ya que las que sigan seguirán superándose.

Besos

Marina-Emer dijo...

Estoy de ruta recorriendo vuestros blogs para despedir el ultimo dia de este año que ye esta muriendo y poco falta para que nazca el nuevo...que seas muy feliz ...siempre falta un ser querido pero los que aquí están desean nuestro cariño...mis abrazos mis besos y todo mi amor pera ti y familia
Marina